17.4.12

(Todavía) no pertenezco al Infierno.



Me he perdido en él y voy a divertirme un rato.





Let's rock, baby.

No hay comentarios:







Todos éramos hermanos, al fin y al cabo. Pero no importaba.
No al menos durante esos años de servicio a la muerte.
Fue por ese entonces, que al alzar los brazos al aire las palomas
revoloteaban empapadas de angustia por esos corazones
cargados de metralla.